Programas radiales argentinos que se escuchaban en Santa Fe hace varias décadas.

La Craneoteca de los genios


Creación de Tito Martínez del Box, con libretos de Wimpy, se emitía los martes y viernes a las 21:00 por Radio Belgrano.

Tincho Zabala, Marianito Bauzá y Raquel Simari encarnaban a tres "profesores" supuestamente versados en cualquier tipo de especialidad. El conductor era Jorge Paz ("bautizado" así por Fioravanti cuando formaba parte de su equipo, y cuyo nombre real era Jorge De Lorenzo, luego presidente del jurado de "Odol Pregunta"). Luego de una presentación en la que se elogiaba la sapiencia de los integrantes del panel, se les planteaba un tema sobre el cual debían emitir su opinión, pero lo que menos hacían era referirse al tema, sino que siempre tomaban alguna palabra para hacer comentarios que no tenían nada que ver, y comenzaban a dialogar entre ellos en forma totalmente desopilante y rayana en el absurdo. Cuando el conductor se enojaba y les gritaba pidiéndoles que trataran el tema propuesto, solían decir "¿habrá sido siempre así o habrá quedado así...?", y cerraban la frase con algún supuesto motivo de esa manera de ser. El programa, como la mayoría en esa época, duraba media hora, y se dividía me parece que en tres bloques con otros tantos temas a resolver.

Si bien no recuerdo ninguno en particular, para que tengan una idea de cómo opinaban los "profesores" he imaginado el desarrollo de un pequeño bloque donde supuestamente hubiesen debido dar su opinión sobre si la bomba atómica sería de utilidad en épocas de paz, un tema bastante en boga en esos tiempos. A continuación lo que podría haber sido un diálogo entre Tincho Zabala (TZ), Marianito Bauzá (MB), Raquel Simari (RS) y Jorge Paz (JP):


JP: - Señores profesores, ¿qué opinan del uso de la bomba atómica en épocas de paz?
TZ: - Profesor, dicen que hay una nueva vedette en el Maipo que es una bomba, ¿usted la vio?
MB: - No, pero tengo una vecina que es un bombón.
TZ: - ¿Y no se le tiró un lance?
MB: - Ganas no me faltan, pero si me agarra el novio me rompe el alma.
RS: - ¡Precito! (Pobrecito)
JP: - ¡Qué tiene que ver su vecina con la bomba atómica!
MB: - Usted dice eso porque no la vio.
TZ: - Déjelo, habla así de envidioso.
JP: - Señores, traten de no irse del tema.
RS: - ¿Le habla a ellos solamente? Porque yo no soy un señor.
JP: - Perdón señora...
RS: - ¡Señorita! Aunque si usted quiere eso podría cambiar...
JP: - ¡Ustedes me van a volver loco!
TZ: - ¿Habrá sido siempre así o habrá quedado así de tanto gritar?
MB: - El domingo grité como loco en la tribuna de Boca.
TZ: - ¡Pero si usted es de River!
MB: - Sí, pero me equivoqué de tribuna y la hinchada de Boca me quiso dar la biaba, por eso grité como loco y salí disparando.
TZ: - ¿Y no tiene miedo de que lo agarren en la calle?
MB: - Ah, no, para eso ando preparado.
(Hace una pausa, y baja la voz).
- Vine armao. Toque.
(Se oye un ruido de algo duro: toc, toc).
TZ: - ¡Parece un garrote!
MB: - No, mire.
TZ: - ¡Es un salamín! ¿Y que va a hacer con eso?
MB: - Los voy a desafiar a jugar un picadito, y si después hacemos una picadita voy a contribuir con el salamín. ¿Me acompañan?
TZ: - No sé si podré ayudarlo mucho con el picado, pero con la picada seguro que sí, yo llevo el queso.
RS: - ¡Qué rico! Pero yo no sé jugar al fútbol.
MB: - No importa, venga y nos cocina una tallarinada para después de la picada. ¿Sabe cocinar, no?
RS: - ¡Claro que sé! ¿Los quieren con tuco o al pesto?
MB: - Mejor con tuco, porque el pesto se lo vamos a dar nosotros.
JP: - ¿No me van a decir nada de la bomba?
MB: - Que se quede con su novio, ahora me voy a entrenar por si aparecen los de Boca.

A la derecha está la imagen de la promoción del programa tomada de una Radiolandia de 1954. En el reproductor de arriba está la recreación sonora del mismo diálogo, en la que hice lo posible para que las voces sonaran como las originales (¡qué iluso!). Resulta evidente que no lo logré, pero a falta de algo mejor he decidido ponerlo de todas maneras, pues la radio se escucha, no se lee. Quienes recuerden el programa usarán su imaginación para ponerle lo que falta, y quienes no tuvieron oportunidad de escucharlo por lo menos tendrán una remota idea de cómo era.

Los radioescuchas lo llamaban simplemente "La craneoteca", y no se tardó en asociar la supuesta sapiencia de sus protagonistas con la de quienes integraban comisiones, comités u otras entidades en las que se tomaba alguna decisión errónea, o se establecía una disposición poco práctica. Y aunque hace más de medio siglo que el programa dejó de emitirse y la mayoría ya no se acuerda de él, todavía se sigue diciendo "la craneoteca del gobierno", o "la craneoteca de la AFA", a manera de crítica burlona hacia quienes integran esas entidades cuando cometen errores demasiado evidentes.


Nota: Como sucede con casi todos estos programas radiales, los archivos sonoros brillan por su ausencia, e incluso es muy difícil conseguir fotos de esa época. La de Tincho Zabala la escaneé de una Radiolandia de 1954, y la de Marianito Bauzá la extraje de un fotograma de la película "El hincha", de Discépolo. Las otras fotos son inventadas; para la de Jorge Paz modifiqué un poco una tratando de lograr un parecido con la imagen que recuerdo de cuando estaba en "Odol pregunta"; de Raquel Simari solamente recuerdo que tenía pelo oscuro y usaba anteojos, por lo menos para este personaje. A todos les puse la toga y el birrete, que es como aparecían en el programa según ví alguna vez en una foto de la época. Programas como este no solamente iban en vivo, sino que además había público, como en un teatro, de manera que también se escuchaban las risas, que tenían un efecto importante en el oyente.

12 Visitantes dijeron...:

Juan Humberto dijo...

!Hola J.C.¡
Quiero decirte que me encanto esta pagina, me retrotrajo a la epoca de difusion de este programa y me hizo vivir un poco su clima. el recuerdo de los campanazos, los disparates,las risas consecuentes y la actuacion de estos queridos actores, entre los cuales destaco, sin desmedro del resto, al notable actor Tincho Zabala,de dilatada actuacion en nuestro pais, siendo de origen uruguayo.
Es imposible recordarlo, sin asociar su sonrisa, sus expresiones clasicas,y su mirada socarrona que era el preludio de algunos de sus disparates que provocaban el regocijo de los que lo escuchaban o veian ya que tambien tuvo su oportunidad en la pantalla chica.
Quiero brindar mi homenaje a esta gran figura que tuvo epocas buenas y otras no tanto y que experimento lo dificil que es hacer reir a la gente desde el humor.

Juan Humberto -Argentina-

Cecilia De Lorenzo dijo...

Mi comentario es para contarles que quienes ustedes nombran como Jorge di Lorenzo, es en realidad Jorge De Lorenzo, mi abuelo. Su nombre artístico era Jorge Paz. Además del programa en televisión, él se especializaba en Derecho Romano; era su pasión, a tal punto que escribió un libro.
Muchas gracias por acercarle a la gente parte de la historia de mi abuelo!

Valentín dijo...

Recuerdo que de chico escuchaba ese programa y también la Revista de la Calle Corrientes, donde Fidel Pintos encarnaba a un burrero incurable y Elena Lucena a una inocente Pamela, que siempre se salvaba por muy poco.

Roberto dijo...

Muy bello recuerdo de un tiempo donde la radio despertaba la imaginación. Uno de los personajes preguntaba al otro, Y el Poroto Profesor (un perro) del que su dueño contaba maravillas desopilantes de sus virtudes.

Juan Carlos dijo...

¡Gracias Roberto!
Me había olvidado de "el Poroto", que como bien decís era un perro tan inteligente que se comportaba como una persona, y cada vez que se hacía la pregunta "¿Y el Poroto, Profesor?" contaba algo referido a sus cualidades. Lamentablemente no recuerdo esos diálogos, pero para que se den una idea era como si hubiese dicho:
- Cuando llega el diario él me lo trae.
- ¡Pero muchos perros hacen eso!
- Sí, pero él primero lo lee y después me cuenta las noticias más importantes.

El ingenio de Wimpi siempre lograba sorprender con un humor que, aunque sutil, era fácil de entender, hasta para un chico, como era yo en esos tiempor.

carmen pompeya dijo...

quiero decirte que existen archivos de la craneoteca.
los tiene la escuela de locución que dirije Aliverti.
tal vez si hablas con ellos te cedan alguno para ponerlo en el blog.saludos

Anónimo dijo...

Hola. Te doy algunos datos para que enriquezcas esta pagina, son cosas que me contaba mi viejo sobre el programa.
Los tres personajes era, el profesor Fortolongone, Orson Lopez y Safo Mendieta. Y uno de ellos le decia al otro cuando le costaba pensar "Concentrese Williams" y otro de ellos cuando no tenia nada importante que decir, decia "Litochucarino" que en realidad ninguno sabia que queria decir. Si recuerdo algo mas lo posteo.

Juan Carlos Zamateo dijo...

Para Anónimo 8:
Gracias por la contribución, sinceramente no recuerdo esos nombres, habría que confirmar a qué actor correspondía cada uno. La frase es de otro programa, creo que de "Los casi casi chiflados", donde un personaje era Tormo, y Williams (me parece que interpretado por Pablo Cumo), era un supuesto mentalista que con los ojos vendados debía adivinar lo que tenía alguien del público. Entonces Tormo, que era quien debía pasarle la información mediante un código, le decía la famosa frase "concéntrese Williams", mientras agregaba alguna pista. A veces Williams respondía de inmediato "cédula de identidad número 5.584.622", que evidenciaba que era algo preparado, pero nunca acertaba. Era una parodia de los mentalistas que de vez en cuando todavía aparecen en los teatros y a veces en la tele.
Lo de "litochucarino" probablemente también sea de otro programa, porque si era algo reiterado en la craneoteca seguramente me resultaría familiar. Han pasado tantos años que es lógico que se mezclen los recuerdos (o que se me hayan borrado algunos), pero siempre hay alguien que recuerda algo con precisión y permite poner cada cosa en su lugar; justamente para eso he habilitado los comentarios en este sitio, aunque apruebo solamente los que creo que pueden aportar algo, como Anónimo 8.

LUIS dijo...

Si en esa época no teníamos televisión,los escuchábamos a las 9 de la noche antes irnos adormir en una radio a lámparas que tenían que calentarse para funcionar. No sabía que los libretos eran de Wimpy, ahora me explico tanta genialidad. Muy lindos recuerdos de otros tiempos que me remontan a lo mágico del radioteatro y a la creación de mundos fantásticos propagados por el éter. GRACIAS..GRACIAS...GRACIAS
LUIS KALBERMATTER

robertryan dijo...

En casa se escuchaba ese programa !!! En mi memoria "Nada que ver con esta recreación" !!! Recuerdo que se trataba de varias preguntas y los profesores desarrollaban cada tema paravdescubrir de que se trataba !!! Por ejemplo "de qué color era el caballo blanco de San Martín" !!! A pesar de lo fácil de las preguntas, "los genios" nunca daban con la respuestas correctas !!! Y siempre terminaban con un "Ah, era eso ???" !!! Uno de ellos era el "profesor Portolongones" y la profesora Safo Mendieta siempre aportaba enseñanzas que le había inculcado "su papito" !!!
Coincido con Juan Carlos Zamateo respecto a lo que dice de Tormo y Williams (el mentalista y su ayudante). Williams siempre contestaba respecto al documento "es una cédula de indentidad X.XXX.XXX". Siempre era el mismo número !!!

robertryan dijo...

Respecto al programa Calle Corrientes (la calle que nunca hace nono). Era un programa de Roberto Gil que iba los sábados por la tardecita !!! Recuerdo a Pamela (una chica que se la vá salvando porque Diós es grande). Al diarero (que pregonaba "a los papeles con letras") que dialogaba con Pamela y escuchaba sus historias de chica inocente y a la que no le pasaba nada de pura suerte !!! También recuerdo a un personaje muy tierno que se llamaba "felicito" !!!

nestorosuna dijo...

El profesor que encarnaba Tincho Zavala se llamaba Menoti Portolongones y la Parodia de Tormo y Williams se referìa a una pareja de adivinos que estuvieron en 1953 en el programa del domingo de Jabon Federal Telma y Williams

Por favor, lea las instrucciones antes de escribir su comentario

Su comentario no aparecerá de inmediato porque antes debe ser aprobado. Esto es así para evitar que aparezcan mensajes ofensivos o de mal gusto.
Para poner un nombre en lugar de "Anónimo", seleccione "Nombre/URL" en el menú desplegable que está debajo del recuadro, al lado de Comentar como:, ponga el nombre que desee (la URL no es necesaria) y haga clic en Continuar.
Si prefiere escribir un mail puede hacerlo mediante el botón Contacto, debajo del menú, a la derecha. O bien poner en su comentario su dirección de mail, en cuyo caso no será publicado.